lunes, 5 de agosto de 2013


Hay personas por las que vale la pena revivir cosas. Hasta viejos blogs, cansados. Muere JJ Cale. Vive el Café del Artista. Un ratito, tumbado, fumando, bebiendo, con gafas de sol.

https://www.youtube.com/watch?v=8q16zsctSWQ

jueves, 19 de julio de 2012

Sketches of Spain



Tal día como hoy, uno de los mayores genios de la Historia de la Música, Miles Davis, lanzaba un disco de jazz, su género de elección, llamado "Sketches of Spain" (Esbozos de España). Un disco que era un homenaje a una nación que comenzaba a renacer en el imaginario estadounidense como un lugar único, exótico, caliente, artístico y ensoñador. A caballo entre la antigüedad mediterránea, la fuerza romana, la vieja Europa y el África musulmana. Donde se celebra la vida casi tanto como la muerte. La riqueza y la pobreza. La religión y la impiedad. Entre las conquistas gloriosas y la decadencia perezosa. Un lugar romántico para comer, beber, amar y... escuchar música.
Ese disco marcó un interés en muchos músicos del género y en mucha gente de cultura vasta que retomó un país que únicamente era folklore y comenzaba a ocupar su lugar en el mundo. De nuevo.
Hoy, que tenemos un país vencido - humillado por los que le mintieron nuevamente, haciendole creer que era su socio y amigo -, hoy necesitamos recordar que la patria es patria por lo que pare. Y no solo ha parido a nuestros genios nacionales, incontables. Sino que ha dado acogida a la imaginación de muchos otros locos maravillosos del mundo entero. 
A esos locos y no a otros, más terrenos, más generalotes, más politicuchos, más economistas, debemos lo que somos.
Somos más música y fuego que cuentas de mezquinos y hombres de orden.
Gracias, Miles Davis

lunes, 4 de junio de 2012

NY, Brasil


No creo que sea el momento de presentar a Eliane Elias, pianista de MPB (Música popular del Brasil) y Bossa reconvertida con bastante gloria, aunque con alguna pena, en pianista y vocalista de jazz.
Como pianista, tenemos que recordar que pasó años tocando con Vinicius de Moraes. Como vocalista, tenemos que elogiar que no le de por hacer el canelo a lo Norah Jones o las Stacey Kents y las Barbie Pianola que andan por ahí y decir que es jazz. Que es comedida, vamos. Y yo lo agradezco.
Su último disco, "Light my fire" es uno de los discos del 2011. Lo que pasa es que no sé si de jazz o de bossa nova. Eso no tiene mucha importancia, una vez que ambos generos se confunden desde lo de Stan Getz. Pero aún así, tiene más que un altibajo.
El primer tema, "Rosa Morena", muy bossa, muy poco jazz. Dorival Caymmi en esencia, con un piano un tanto extraño. "Stay cool", un salto a lo más cercano a Sergio Mendes & Brasil 66 salvable. Sigue "Aquele abraço" de Gilberto Gil con... oh sorpresa! GILBERTO GIL!. Una copia de la misma canción que reinterpretaron millones de vez para quedarse en lo mismo.
Nos acercamos al precipicio del suicidio con una versión muy de café malasañero del "Light my fire" de los Doors que es el gatillo para sacar el CD del reproductor, PERO...
Llega un clásico, "Isto aqui o que é" que, comenzando brasileño, nos destruye a media pista con una descarga pianística que nos va a introducir en el resto de temas del disco que están no solo bien escogidos e interpretados, sino excelentemente grabados. 
Además de destacar "Bananeira" y el maravilloso tarareo de "Take five", el clásico de Dave Brubeck, se han de reconocer los temas compuestos por la propia Elias, como "Made in moonlight" que es un clásico en sí mismo. Dulce en la melodía y en la entonación, con el acento de una brasileira que reside hace unos lustros en Nueva York.
Brasil en Nueva York. No hacía falta haber hablado tanto.

(Como no hay vídeos decentes del último disco, os dejo con algo en vivo de hace un par de años. Espero que os guste)

domingo, 3 de junio de 2012

La Loba


No voy a perder más tiempo del que destrozos como éste merecen. Y tengamos en cuenta que pasé casi dos horas en la función. El tiempo lo pierdo en elogiar el excelente libreto para tan desastrosa obra. 
Se trata obra de 1939 de Lillian Hellman "The Little Foxes". Una obra que muestra la decadencia económica, cultural y sobre todo, moral del estado de Alabama y por extensión, del sur y del mundo, en los años posteriores a la Guerra de Secesión de los Estados Unidos. Es la situación geográfica - y quizá la temporal - una excusa para mostrar el surgimiento de un mundo que, si no es nuevo en lo ambicioso y mezquino, sí lo es en unos métodos que ni siquiera guardan las debidas formas que la moral cristiana indica. 
Este mundo lo representa la familia Hubbard, los hermanos Regina, Oscar y Ben. Una familia de origen humilde que se abre paso sin mesura en el mundo decadente de una aristocracia sureña casi extinta.
Frente a ellos, el viejo sur: educado, cortés, sereno y pulido con el que el espectador tiende a identificarse olvidando su propia naturaleza humana, representado por la mujer de Oscar, Birdie y por el marido de Regina, el banquero Horace y la hija de ambos, Alexandra. Ellos tres, con o sin lazos de sangre, forman una familia de altos valores morales que hace frente, pobremente, a los Hubbard.
Pero lo que parece un texto maniqueo y blandengue muestra que el educado y moralmente superior Sur es aristocrático, ajeno a la realidad y esclavista. 
Mientras Horace se preocupa con la maldad de los Hubbard, no demuestra mucha conmiseración con los pobres de la localidad. Mientras Birdie añora la música, la hacienda y la elegancia del pasado, niega cualquier maltrato a los esclavos que para ellos trabajaban. En cuanto Alexandra tiene oportunidad, toma partido por una parte de su familia sin hacer el mínimo esfuerzo por comprender a la otra.
A la vez, vamos descubriendo que los mezquinos Hubbard no pretenden, engañando y robando, otra cosa que sobrevivir en un mundo que, hasta la victoria militar y económica del norte, les ha negado la posibilidad siquier de enriquecerse. 
A Regina, por ser mujer, ni se le permitió disfrutar de la herencia moderada que su padre les legó.
Al final, la maldad nueva no es nueva y la bondad vieja no es buena. Todos demuestran estar tocados por la podredumbre de la especie y se acaba mostrando como la maldad no es sino un deseo de huída del destino, mientras que la bondad es, simplemente, mantener lavados los sepulcros y vivir del dinero que produce la mezquindad, mientras se mira disimulando hacia otro lado.

Pero lo que nos trae hasta aquí es la representación.
Aunque el título original significa "Los pequeños zorros", o "los zorrillos", fue pésimamente traducido en España para su versión cinematográfica como "La Loba", lo que creo que a la pretenciosa Nuria Espert le debió parecer adecuado a sus ambiciones.
Porque esta "gran dama del Teatro" ejecuta una de las peores exhibiciones que este bloguero ha tenido posibilidad de ver en un escenario, televisión o cine. Es cierto que aprovecha sus inmerecidos galones para atraer hacia sí toda la atención del texto, dejando en segundo plano a los demás personajes. Pero esto se puede considerar una intención de Hellman.
Lo que no se puede dejar pasar es el uso de determinados tics y entonaciones de serieta de Telecinco para provocar risas en el público (por cierto, un club de tísicos maleducados) que rompen la tensión y la credibilidad de los personajes y su relación.
Estruendosa e histriónica, como buena actriz de éxito en el teatro o el cine españoles, se acompaña divinamente por una cuadrilla de gritones y prosódicos actores en su mayoría catalanes que no abandonan la musiquilla de su lengua vernácula en ningún momento, dejando la sensación de que los campos de algodón y las textiles no están en Alabama, sino en Mataró.
Carmen Conesa, como la protagonista, pasada de años para el papel. Aunque menos histriónica, el mismo problema de la entonación. Y el resto, pues de desastre... desgañitándose para aparentar método de voz, con entonación lectora y consiguiendo que se acabe transfiriendo la tensión del escenario a nuestros relojes, que parecen no avanzar.
Por último, agradecer a la Dirección de Gerardo Vera la simpatía de resucitar a la Mammie de "Lo que el viento se llevó" con una actriz que repite el infeliz acento que le colocaron a Hattie McDaniel en el doblaje español de aquella película.
Finalizando y resumiendo. No vayan, cómprense el libro o esperen a que la representen actores verdaderos, de esos que no viven solo del lisonjeo de la prensa y los compadres, mientras son incapaces de ocultar su propio acento.
Como muestra del desastre, el video promocional de la obra en el que, además de comprobar que nadie se ha enterado de nada en esa obra, hay cortos extractos de la "representación". No da para ver mucho; pero, creanme... no quieren ver mucho.


Unas breves explicaciones

He estado arreglando unos asuntos

"Si no lo puedes explicar simplemente, es porque no lo entiendes bien", decía Einstein. Pues de eso vamos.
Resumir por qué estoy aquí, nuevamente.
Porque me fui harto de idiotas.
Porque comprometía mi palabra.
Porque me lo han pedido.
Porque estoy bien.
Porque no vuelve el mismo. Ahora la cosa va a doler más.

Espero que os guste esta nueva era.

martes, 6 de septiembre de 2011

On the Town


Pues se van acabando las vacaciones. No os he contado nada de los viajes de este verano. La novedad mayor es que han sido en verano que no es, como sabéis los amigos, mi época de viaje. En fin, espero ir contando alguna cosa. De momento podéis intuir, los que aún no lo sabéis, de donde acabo de llegar, con la sensación y energía de los protagonistas del video. Os aseguro que esta música estuvo en mi cabeza, aunque con la letra original.
Miles de escenarios de películas... un sueño hecho realidad y casi estropeado por la imprevisible Irene y la previsible antipatía de la TAP.
New York, New York is a helluva town!
Y he estado jugando a bit of poker way in Mandalay, también.
Por lo tanto no hay canción que resuma mejor mi estado que esta...

lunes, 5 de septiembre de 2011

Richmond

Confitería Richmond, Buenos Aires. ©Eduardo Gavín
Tener amigos nostálgicos no me ayuda. Porque se enteran de cosas que los otros no; cosas tristes, cosas pasadas, cosas que se pierden en el pasado imbécil que está siempre regresando, como los trolls, los anónimos o la gente que hace que me plantee mandar este blog a criar malvas.
Digo esto porque mi amigo Eurico de Barros, uno de los mejores y más experientes críticos de cine de Portugal en el sesquicentenario periódico Diário de Notícias, publicaba una información sobre uno de los cafés más importantes del planeta, la Confitería Richmond, que nació hace casi cien años en la calle Florida de Buenos Aires.
La información sobre un café bellísimo en una ciudad linda, en estos tiempos de mierda que corren no podía ser otra. El café cerró hace dos semanas sus puertas y va a empezar las obras de demolición necesarias para reabrir como una tienda de deportes, concretamente de la marca Nike que, como McDonalds, Mango u otras, encuentra un cierto placer en destruir locales emblemáticos del mundo entero. Es cierto que en tiempos de idiotas, un templo de estos nada pinta. Perdió algún sentido cuando murieron algunos de sus clientes, como Borges, que se refugiaba allí casi de seguido, o alguno de sus otros ilustres visitantes, como Benedetti, Marechal, Saint-Exupéry, Cortázar, Théroux, Lugones o Graham Greene
A pesar de que el gobierno argentino intentó (y consiguió) in extremis catalogar el local como patrimonio, el viernes día 12 de Agosto. Pues el mismo domingo los rastreros dueños, que habían deteriorado el servicio y subido los precios para cerrar con motivo, deciden vaciar el local. Los empleados llegaron el lunes y encontraron su local de trabajo cerrado, sin más explicaciones.
Por supuesto, hay quien defienda que los locales con poesía no son más importantes que los edificios suburbanos de apartamentos. Y quien diga que el oro Vaticano deba fundirse para ayudar a los desfavorecidos. O, por qué no?, utilizar la piedra de la muralla china para construir una presa, por ejemplo. 
El problema del planeta es su plastificación, su utilización, el fin de la poesía y hasta de la herramienta en pro del dinero o el abaratamiento. Lo que pasa con casi todas las fábricas.
O sea, que la noticia lo tiene todo, tristeza, falta de ética, faltas, delitos y, sobre todo, mal gusto. Cerrarán el Gijón de Madrid, A Brasileira de Lisboa, el Di Flore y el De La Paix de Paris, el Greco y el Della Pace de Roma, el Slavia de Praga, el Central de Viena o el Pera de Estambul
Un signo más de estos tiempos que corren. Me dan ganas de, un domingo, cerrar este Café también. Que os encontréis un lunes con esta puerta cerrada.



viernes, 26 de agosto de 2011

Arvo Pärt

Vamos a hablar hoy de un converso.
Arvo Pärt, nació en Estonia en el año 1935, unos años antes de la ocupación soviética. Por qué habría de ser importante un dato así en un compositor contempóraneo? Además de porque es un hecho que marcó al mundo entero, este hecho afectó la vida personal y profesional del artista, tanto en su formación como en sus influencias o en el desarrollo de su obra.
Estudiante del conservatorio de Tallin, es en los años cincuenta, tras el servicio militar, cuando comienza a realizar sus primeras composiciones para cine y television que compagina con los estudios de composición. Es en esa época que su obra está más influenciada por sus mayores Shostakovich o Prokofiev, aunque a poco a poco deriva hacia posiciones más vanguardistas, en la órbita de Schönberg o Stravinsky, experimentando el dodecafonismo. Es sobradamente conocida la actitud soviética ante cualquier obra estética que divergiese del formalismo socialista. Algunas de ellas son claramente alabadas y otras, como el Credo (Pärt es un hombre profundamente religioso), llegan a ser prohibidas. Por eso y por motivos estéticos, ya en los años setenta, se aleja de esa influencia volviendo lentamente a explorar la antigüedad, la polifonía medieval, el gregoriano, etc. Regresa así, en 1971 a la absoluta tonalidad en su composición, creando tras la atonalidad inicial (de ese tema nunca me oiréis hablar) algunas de las piezas más bonitas de la música erudita contemporánea. 
No es un músico de esos que anden en el boca a boca de la masa aunque lo cierto es que se le escucha mucho más de lo que se piensa, como inserto musical en muchas, muchas películas de Hollywood.
Os dejo con unas de sus obras espectaculares.




sábado, 20 de agosto de 2011

La usual violencia


No me apetece en absoluto escribir este post.  Quien me conoce sabe cual es mi pensamiento religioso. Dedico el mismo tiempo a Dios que a pilotar aviones, ir en monociclo o al parapente. Pero, igual que esas actividades, me interesa poco o nada lo que el Papa pueda decir sobre como vivir. Me interesa más, desde el punto de vista intelectual, lo que el Papa escribe pues, al contrario de lo que el populacho repite como un mantra, este y no el anterior es un Papa intelectual, formado y abierto. Pero claro, para eso hay que leer alguno de sus libros y no repetir soflamas aprendidas.
En otro orden de cosas, como residente en el centro de Madrid, he sido afectado día y noche tanto por jóvenes católicos con alguna copa de más como por manifestantes laicos con neuronas de menos e, igualmente, por el ya clásico helicóptero policial que debe ser la manera de contribuir al ahorro público de los que protestan por los costes de la visita.
Por tanto, tengo motivos para quejarme de los niños de Dios. Igual que los tengo para pensar en la hipocresía de la mayoría de católicos. Pero igual, y no más, de lo que pienso de la mayoría de musulmanes, budistas (sí, budistas) o xintoístas. En ese sentido, no oigo a nadie protestar airado por las constantes intervenciones de la religión islámica que, recordemos, además de religión, es minoritaria en cosas como los horarios de piscinas, la exigencia de no ser tratados por médicos mujeres o de que sus hijos sean educados por hombres. Todo ello inconstitucional y muy pernicioso. 


Sobre los budistas, hablamos de los monjes que han sometido a dictaduras centenarias a países como Tibet o Birmania, basándose en un derecho divino dado por su perfección y porque, en el fondo es siempre el mismo ser perfecto quien gobierno. Se pueden ver semejanzas con el Vaticano. Pero aquí la dictadura solo acabó por la llegada de otra dictadura de proporciones bestiales que fue la comunista. Y el comunismo asiático, lujoso y contradictorio como ningún otro, debe mucho al budismo. El hecho del individuo importar poco, porque en sí no es sino un eslabón de una larga cadena de reencarnaciones, favorece las conciencias colectivistas lo que es pretty convenient, como dirían los anglos. 
Aquí enlazo con la importancia de la religión en la articulación social. El individuo como tal y no como parte de un grupo, aunque se inserte en él. El individuo como fuerza motora y factor fundamental de ese grupo. El individuo como corresponsable por las actitudes del grupo y como único responsable de sus actos... Ese es un invento judeo-greco-romano y de sus derivados cristianos y musulmanes. Y nuestra sociedad es la que es por él. No lo olvidemos.
Pero estos son debates excesivos para un blog. 
A lo que voy. Llevamos cuatro días aguantando a púberes con guitarras y demasiada energía vital. Se puede discutir el gasto ocasionado. Pero ahí hay demasiados argumentos para refutar. Desde los ingresos que ocasiona a la imagen, o el gasto que la Iglesia realiza en los comedores sociales y residencias para ancianos, huérfanos o discapacitados que el Estado ha sido incapaz, en treinta y tantos años de democracia, de asumir. Incluso los colegios. No digo que la Iglesia no se beneficie de esto. Digo que si no estuviesen, no habría nadie.
Y no, no se puede argumentar que con el dinero que se gasta se podría quitar el hambre en Somalia. Primero porque en Somalia, la Iglesia ya ha estado mucho. Segundo, porque no olvidemos que, siendo un país musulmán (que además de ser otra religión, practica el odio o el desprecio hacia la cristiana desde hace siglos) quizá los petrolíferos países del Golfo Pérsico, Irán el Nuclear o el Reino Santo de Arabia podrían ser los responsables del asunto, para variar.
Porque ese argumento es el mismo que podría acabar con las recogidas de fondos o con las ONGs vendiendo su patrimonio para gastar el último duro en dar comida a un pobrecito. Y no es ese el plan. Como excolaborador de ONGs, la cosa no funciona así. Eso es como repartir el dinero del Estado entre todos. 
Mi idea es que cualquiera que quiera celebrar algo dentro de los límites de la ley, aunque contra ella, puede hacerlo. Bildu ataca la ley, y nada acontece. Incluso la incumple. 
Pero dentro de la legalidad absoluta, se celebran mundiales, títulos del Madrid o del Alcorcón y nada acontece. Lo mismo si se reuniesen budistas, sindicatos, etc... Y nada hay que reprochar.
No recuerdo en la pantomima de Huelga General del año pasado, ninguna contramanifestación por los derechos de los liberados y menos aún, con insultos o comportamiento agresivo. Sí recuerdo múltiples destrozos en mi zona causados por los mismos que auparon al Gobierno a donde está.
Es por eso que no entiendo una manifestación convocada con el objetivo del encontronazo, los gritos a los tontos del Papa, "la mochila que he pagado yo" o el "esta plaza es nuestra". Mejor dicho, sí lo entiendo. Entiendo que grupúsculos de iluminados quieren formar una especie de Duma no electa que nos oriente a los demócratas comunes e ignorantes por el camino correcto. El que lleva a su redil.
Al Papa le escucha y obedece quien quiere. A mí, personalmente, poco me importa lo que diga, mientras no me imponga nada. 
Por el otro lado, una nueva derecha pesadona y pedorra se arroga el derecho a la manutención del Status Quo que les conviene. 
Nadie critica ni la violencia del insulto, del amedrentamiento, de la intimidación. Ni la de la policía.
Sumemos a esto el paro, la crisis, la inflación que va a continuar enloquecida y el otro regalo de la semana, el partido Barcelona-Real Madrid que acabó una vez más, en tangana. 
Lo curioso es que nadie condena la violencia en sí. En cualquier país civilizado, ambos, AMBOS equipos estarían prohíbidos de tocar una bola en un año. Aquí se buscan culpables y se juega al "tú primero" y al "tú más", para decidir si fue el estilo macarra y de chulo de putas de Mourinho o el marica sibilino de Guardiola quien comenzó el asunto. Pero la violencia policial, de los laicos, de los terroristas, de los futbolistas... empieza a ser usual, un día a día.
Porque se le está dando voz a quien en tiempos, fueron los que aplaudían el balanceo del reo en la horca o el gesto tetánico del agarrotado. Todo en nombre de lo que entonces se veía mejor, Dios o la Patria. Hoy cambian de bando, pero son los mismos, gente que grita escupiendo saliva, con los ojos fuera de las órbitas, enrojecidos, furibundos. A ambos lados de la barrera. Y en medio, unos chavales más bien tontitos, más bien inocentes respecto a lo que pasa. Ignorantes? Su problema. Borregos? En el pecado llevan la penitencia.
Ahora sumemos todo eso. Ignorancia, violencia, incultura, agresividad, desrespeto, intolerancia. Tenemos un caldo de cultivo para un enfrentamiento civil que puede dejar el 36 en una broma. Muchos pensaréis que he enloquecido. Pero ningún yugoslavo esperaba en el 87 lo que pasó en el 91. Ninguno. Porque las guerras se huelen, no se esperan como quien espera la final de la copa. Porque como decían los geniales Monty Python "Nobody expects the Spanish Inquisition"
Nadie espera a la Inquisición Española. Nunca una frase fue tan profética.

Se ha producido un error en este gadget.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails
Blog Widget by LinkWithin